Panna cotta de dulce de leche



A las puertas del fin de semana os traigo un pequeña y dulce bombita, panna cotta de dulce leche nada más y nada menos para endulzar el día y preparar estos días. Oye, que un postre rico y dulzón de vez en cuando no viene mal. Además suponemos que no nos lo vamos a comer nosotros todo, sino que lo vamos a compartir, con lo cual menos culpa. Yo lo que quería era compartir el dulce de leche porque últimamente me estoy aficionando a mezclarlo con el yogur natural y no es plan.


La panna cotta se puede hacer de tantos sabores como queramos (aquí tenéis otra idea y otra con fruta) y algo más ligera si añadimos leche o usamos una nata con menos materia grasa, pero ya que me ponía... La idea de utilizar el dulce de leche Chimbote se me ocurrió al ver el bote en mi última caja Degustabox, sí queréis también recibirla vosotr@s en vuestra casa con este código FRUWM os costará 9,99€ (gastos de envío incluidos) en vez de 14,99€.

La receta es simplona, rápida y resultona, un 3 en 1 para acabar una comida estupendamente. ¡Dentro receta!


INGREDIENTES
(para 8 raciones)


500ml de nata 35% materia grasa.
4 cucharadas de dulce de leche Chimbote
3 hojas de gelatina neutra 


ELABORACIÓN
  • Hidratamos las hojas de gelatina durante 7 minutos en un bol con agua fría.
  • En un cazo calentamos la nata y el dulce de leche a fuego lento y mezclamos bien. 
  • Escurrimos las hojas de gelatina y las incorporamos a la mezcla de nata, incorporamos bien y vertemos el líquido en los moldes o vasitos que vayamos a utilizar.
  • Refrigeramos un par de horas.

Feliz fin de semana,

Pasta con trigueros, champiñones y avellanas {sin gluten}


De nuevo traigo una receta bien fácil, para principiantes... Pasta con trigueros, champiñones y avellanas sin gluten. Y es que la pasta es el plato más socorrido, recurrente y solicitado de aquellos que hacen sus primeros pinitos en la cocina ya que no tiene mucho misterio. Aunque aún así conozco casos de esos de estudio que hasta hervir la pasta hacen medio mal... Pero hoy quiero llevar las hélices un poco más allá y que salgamos del clásico atún con tomate, elevemos este plato facilón un nivel más, hoy añadimos champiñones, espárragos y avellanas.


Porque no es lo mismo comer pasta con tomate, que comer pasta con trigueros, champiñones y avellanas que le darán un toque crujiente y además gratinadito y sin gluten. Si no tenéis problema con el gluten pues lo hacéis con la pasta que más os guste. 



Pues bueno, este plato tarda nada en prepararse y está muy rico. Así que espero que lo probéis y que os guste tanto como a mi.  Personalmente me gusta la pasta con un montón de combinaciones y sobre todo con lo que tengo a mano. En esta ocasión este fue el resultado y lo comparto con vosotr@s.



INGREDIENTES
(para 2 raciones)

200gr. de hélices sin gluten
200gr. de espárragos trigueros
150gr. de champiñones frescos
100gr. de tomate frito casero
1 puñado de avellanas tostadas
queso parmesano rallado
50gr. de pan rallado sin gluten Crunchy Crumbs Esgir
aceite de oliva virgen extra
sal



ELABORACIÓN
  • Hervimos la pasta en abundante agua salada siguiendo las instrucciones y tiempo del fabricante. Escurrimos y reservamos.
  • En una sartén calentamos un fondo de aceite y sofreímos los trigueros lavados y cortados previamente en trozos de unos 2 ó 3 cms. Cuando estén blanditos añadimos los champiñones laminados y sofreímos unos 4-5min. 
  • Cuando los espárragos y los champiñones estén dormidos añadimos el tomate y le damos un par de vueltas. Retiramos del fuego y añadimos las avellanas un poco picadas.
  • Mezclamos las verduras con la pasta y lo ponemos en una fuente de horno.
  • En un bol pequeño mezclamos el queso parmesano y el pan rallado sin gluten Esgir y espolvoreamos con ello la pasta. Gratinamos en el horno precalentado a 180º hasta que el queso y el pan estén doraditos y crujientes.

Feliz semana,

Guiso de garbanzos y hortalizas



Año nuevo, vida nueva y receta nueva, guiso de garbanzos y hortalizas para empezar el año bloguero de forma sana, ojetivo a cumplir el resto del año y de la vida. ¿Propósitos para el 2017? Algunos, bastantes, que pienso cumplir. A cambio sólo pido viajes, estar igual de viajera que el año anterior.



Con el 2017 también llegó el frío, que aquí se nos resiste a veces, así que un plato de estos garbanzos con acelgas y zanahorias os hará el día. Soy muy de cuchara y la verdad que uno de estos guisos me alegra la existencia. Y como quiero que también vosotros estéis existencialmente alegres os comparto la receta que es muy fácil. ¡A ello!




INGREDIENTES
(para 3-4 raciones)

2 dientes de ajo
1 cebolla
1 tomate
4 zanahorias
300gr. de acelgas frescas
300gr. de garbanzos ya cocidos
aceite de oliva virgen extra
sal
pimentón de la vera
cúrcuma
agua



ELABORACIÓN

  • Pelamos y picamos la cebolla y los ajos. Lavamos el resto de verduras. Picamos el tomate, pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas y las acelgas en trozos (si son de bolsa ya no hace falta). Reservamos.
  • En una cazuela honda ponemos un fondo de aceite y los ajos picados y cuando estén doraditos añadimos la cebolla y dejamos pochar unos 5 minutos hasta que esté translúcida. 
  • Incorporamos entonces el tomate y sofreímos 3 - 4 minutos más. Luego añadimos las zanahorias cortadas con un poco de sal y una cucharadita de pimentón. Mezclamos bien para que se impregnen los sabores y rehogamos 5 minutos más.
  • Vertemos agua en la cazuela hasta cubrir el contenido más un poco más, ponemos las acelgas en la cazuela y tapamos un par de minutos. Cuando las acelgas hayan reducido su volumen incorporamos los garbanzos y un poco de cúrcuma, removemos y rectificamos de sal. Dejamos cocer unos 5-7 minutos más. 
  • ¡A comer!


Pues eso, que espero cocinar mucho para vosotros en este nuevo año. Feliz enero,


Crumble de fruta de otoño {sin glúten/sin azúcar}




Este crumble de fruta de otoño sin gluten, sin azúcar y totalmente vegano es el resultado de que se junten dos amigas Rosanna (Cosas con encanto) y yo, y de que una no pueda tomar azúcar y la otra no pueda tomar gluten. Para nosotras no representa problema, más bien un reto que solemos resolver con agileza, al menos cuando cocinamos en casa.  La verdadera hazaña viene cuando salimos a comer fuera, os podéis imaginar la situación, a día de hoy falta mucho camino por recorrer en este sentido. 

Pero como a ambas nos gusta cocinar pues eso hicimos, en un día de esos de reunirnos y cocinar pensamos en este crumble con aire inglés (nuestro mundillo) pero con un toque mediterráneo al incluir el Persimón, una fruta muy de aquí y muy de otoño. La receta es de las dos por eso, hemos compartido también el post, los ingredientes los tenéis aquí y la elaboración la tenéis en su blog.

Como endulzante elegimos Truvia que venía en la última Degustabox. Ya sabéis que trae productos de marca y novedosos que os encantarán. Si también vosotr@s queréis recibir la caja Degustabox en casa con este código FRUWM  os saldrá 9,99€ gastos de envío incluidos.




INGREDIENTES

Para el relleno:
1 Persimon
1 manzana Fuji
1 manzana Golden
1 cucharadita de Truvia
1 puñadito de pasas

Para el crumble:
80gr. de copos de harina
60gr. de mantequilla de almendra (u otra vegetal)
40gr. de avellanas y nueces
40gr. de copos de trigo sarraceno

ELABORACIÓN

El how-to esta vez lo tenéis en Cosas con encanto.


Imagino que estaréis pensando ya en el menú navideño. Yo no estoy todavía en modo Navidad, me gusta arrancar, pero aquí podréis encontrar ideas para estas fechas.

Hasta la próxima receta. Feliz semana,