Crema de avellanas y cacao



Los productos, como las personas, me gustan naturales, sin aditivos, transparentes, con los ingredientes justos para que sean íntegros e integrales. Cero sucedáneos, que sean lo que deben ser. Así es esta crema de avellanas y cacao que he preparado para unirme a la iniciativa de Esther, ya que hoy la blogosfera se llenará de cremas de avellanas y cacao caseras. Cada una a su estilo pero con unos ingredientes que no van mucho más allá de las avellanas y el cacao, como debe ser. 


Vais a querer venir a merendar o desayunar a mi casa, lo sé... una cucharada en un yogur, en una tostada, por encima de un bizcocho o a cucharada limpia. Pero no desesperéis, prepararla en casa no os llevara más de 10 minutos, con un robot de cocina más o menos potente no querréis otra. Esta crema de avellanas y cacao mía en concreto no está muy dulce, pero de eso se trata, que sepa a avellanas, porque lo que no es lógico es que las que venden ya preparadas contengan tanto azúcar, ¡más de la mitad de su peso por cada 100gr.!

Así que si al igual que a mi no os van mucho los productos finales, os va lo natural y cuando queréis crema de avellanas queréis que contenga avellanas, pues a ello. Vuestro paladar y salud en general os lo agradecerán ;)




INGREDIENTES
(150 ml aprox)


125gr. de avellanas tostadas sin piel
10gr. de cacao puro desgrasado sin azúcar
 25gr. de panela u otro azúcar
15ml. de aceite de coco (u otro de sabor neutro)


ELABORACIÓN
  • Ponemos las avellanas en el robot de cocina y picamos durante 5 segundos. Añadimos el azúcar y volvemos a picar a intervalos de unos 20-30 segundos hasta que se forme una harina.
  • A continuación incorporamos el aceite y el cacao y seguimos moliendo hasta que la mezcla  esté totalmente cremosa. iremos moliendo a intervalos de tiempo para poder bajar los ingredientes que se hayan quedado por los laterales.
  • Si utilizamos Thermomix moleremos velocidad progresiva 5-10 durante 1 minuto y luego a intervalos de 1 minuto vel. 10 bajando los ingredientes de los laterales del vaso.


Siempre, siempre que podáis elegir optad por lo natural, en todos los sentidos. Besitos,

Gazpacho de pepino y manzana


¡Buenas! Empieza por fin la nueva temporada de Cocina con Angi. ¡Qué ganas tenía! De verdad no me puedo creer que hayan pasado 5 meses desde la última publicación. ¡Increíble! La desconexión no fue algo premeditado pero ha venido así. No puedo prometer que después de este gazpacho de pepino y manzana las recetas vayan a sucederse de una manera continua, pero al menos lo voy a intentar. Mi vida está parcelada y el blog es una parcela más con la que disfruto. 


Como veis sigo con recetas frescas, sanas y fáciles y es que aquí en el Levante español las temperaturas son de verano total y me apetece comer fresco, sano y no complicarme demasiado. Por eso esta receta de gazpacho de pepino y manzana lo borda. Salir del trabajo, comer algo así y directa a la playa. ¡Un lujo sin duda! He acompañado mi gazpacho con el cocktail de picatostes Esgir que son sin gluten y venían en mi última caja Degustabox. Si también vosotros queréis recibirla en casa con el siguiente código FRUWM os costará 9,99€ (gastos de envío incluidos). 



INGREDIENTES
(para 4  raciones)

4 pepinos
2 manzanas Golden
1 diente de ajo
1 chorrito de vinagre de manzana
1 aceite de oliva virgen extra
sal
picatostes singluten cocktail Esgir (opcional para acompañar)

ELABORACIÓN
(tradicional)
  • Pelamos y despuntamos los pepinos. Los cortamos a trozos grandes y reservamos.
  • Pelamos el ajo y le retiramos el germen. Reservamos.
  • Pelamos y descorazonamos las manazanas. Las cortamos a trozos y las ponemos en el vaso de la batidora junto con el resto de ingredientes. Podéis añadir el agua suficiente para que quede el espesor que a vosotros os gusta. Trituramos hasta que adquiera la consistencia deseada.
  • Servimos bien fresquito y con los picatostes para acompañar.
(Thermomix)
  • Pelamos y despuntamos los pepinos. Los cortamos a trozos grandes y reservamos.
  • Pelamos el ajo y le retiramos el germen. Reservamos.
  • Pelamos y descorazonamos las manazanas. Las cortamos a trozos y las ponemos en el vaso de la Thermomix junto con el resto de ingredientes. Podéis añadir el agua suficiente para que quede el espesor que a vosotros os gusta. 
  • Trituramos 4 seg/ vel 5 y continuación programamos 1 minuto/vel progresiva 5-10.
  • Servimos bien fresquito y con los picatostes para acompañar.
La playa no sé si la tendréis cerca, pero los ingredientes de esta receta seguro que sí, así que manos a la receta. Sed felices,

Quiche Lorraine {sin gluten}


Por aquí sigo de vacaciones con algo más de tiempo para descansar y hacer cosas que me gustan como leer, deporte y cocinar entre otras. Y de entre los platos que me gusta preparar, sobre todo en esta época,  están las quiche como esta clásica Quiché Lorraine sin gluten que hoy publico.  Éste es un plato de la cocina francesa, en concreto de la región de Lorena.  Sin duda alguna la Quiche Lorraine es la más popular y la que más se come y yo que soy superfan de estos pasteles salados no podía dejar de prepararla. 




Reconozco que me encanta la quiche y por eso podéis encontrar varias en el blog (aquí) y es que son una muy buena opción para llevar a una comida al campo ahora que ya es época. Por eso cuando vi la   nata sin lactosa de Central Lechera Asturiana en mi caja Degustabox no tardé nada en decidir que haría una Quiché Lorraine para mi propio deleite. He sustituido el bacon por pavo pero la versión original es con panceta, así que en vuestras manos dejo la elección. 




INGREDIENTES
(molde 23 cm)

Para la masa:
1 lámina de hojaldre sin gluten o masa quebrada

Para el relleno:
125gr. de queso emmental y/o gouda cortado a dados
200 gr. de pavo cocido cortado a dados*
3 huevos
200ml de nata para cocinar 18% MG sin lactosa Central Lechera Asturiana
50ml de leche sin lactosa
sal
pimienta
nuez moscada
*normalmente se hace con bacon



ELABORACIÓN

  • Antes que nada horneamos nuestra masa en blanco (Para ver cómo hornear en blanco pinchad aquí ). Consiste en hornear la masa dentro del molde sin nada dentro. Descripción gráfica aquí. Para ello precalentamos el horno a 180º, forramos el molde con la masa, la pinchamos con un tenedor, la cubrimos de papel de aluminio y la horneamos durante 12-15 minutos. Reservamos.
  • Mientras en un bol batimos los huevos con la leche y la nata. A la mezcla le añadiremos sal, una pizca de pimienta y otra pizca de nuez moscada. 
  • Retiramos el papel de aluminio que cubre nuestra masa y esparcimos por dentro de la masa los dados de pavo y queso. Luego cubrimos con la mezcla de leche y huevos. Horneamos durante 25 minutos hasta que haya cuajado y la superficie esté dorada.
  • Servimos a temperatura ambiente con una ensaladita. ¡Rico, rico!



Disfrutad de las comidas con amigos y familia. Un saludo,

Arnadí {dulce típico valenciano}



Estamos sumidos de pleno en Semana Santa, unos de una manera más religiosa, otros más pagana, pero si algo tenemos en común es que a todos nos da por comer los platos y dulces típicos de esta época como son el potaje, las croquetas de bacalao o el arnadí que hoy os traigo.  El arnadí es un postre típico valenciano de origen árabe con base de calabazada y azúcar. A mi personalmente me encanta porque además este postre sí me lo puedo comer literalmente a cucharadas. Es muy típico de mi zona, La Safor, y aunque en otros lugares le añaden almendra molida y yemas aquí no es común añadir estas últimas. Así lo hace mi señora madre y así lo presento yo, con palillo incluido, pero es que me di cuenta cuando ya casi me lo estaba terminando y porque tropecé con él 😂.


Algunos de vosotros os habréis ido en busca del solecito, otros a la nieve, otros estaréis descansando, y seguro que a alguien le quedan días y tiempo para preparar este arnadí tan rico. Yo viajaré, descansaré y cocinaré por partes iguales. ¡Dentro receta!




INGREDIENTES
(para una cantidad maja)


2 kg. de calabaza (peso sin piel)*
1kg y 1/2 de azúcar (por cada kg unos 750g)
ralladura de un limón
1 cucharadita de canela en polvo
nueces y almendras crudas
* También se puede hacer mezclándolo con boniato.



ELABORACIÓN
  • Asamos o hervimos la calabaza sin piel ni pepitas. Cuando la tengamos lista la ponemos en el colador o similar para que suelte el líquido propio. La dejaremos escurrir unas 12 horas. Hacemos un puré con la pulpa. Reservamos.
  • En un cazo hondo ponemos el azúcar a fuego suave hasta conseguir el punto de caramelo. Incorporamos la calabaza y la cocinamos removiendo durante unos 15 minutos. 
  • Añadimos la ralladura del limón y la canela y cocemos durante 5 minutos más.
  • Repartimos entonces en cazuelas de barro y decoramos con las nueces y las almendras. 
  • Horneamos durante 30 minutos con aire sin que se doren mucho los frutos secos.
  • Dejamos enfriar y ¡disfrutamos a cucharada limpia!




Felices vacaciones. Disfrutad. Siempre.